Nuestro A.A.D.EN.

 

¿Qué es el A.A.D.EN.?

 

Es el proceso por el que pasa un creyente desde que se convierte hasta que es un obrero del Señor. Se le llama “El Río de Dios” porque el creyente debería fluir constantemente por este, siendo cada etapa como un muelle en ese río por el que crece y madura, hasta llegar al mar, en donde se convierte en un pescador de hombres.

 

 

 

El A.A.D.EN. consta de cuatro pasos que son:

 

  1. ALCANZAR.

  2. AFIRMAR.

  3. DISCIPULAR.

  4. ENVIAR.

 

1. Alcanzar

 

La conversión es el primer paso del Río de Dios. Todas las actividades y esfuerzos que se hagan deben ir encaminadas a engrandecer el Reino de Dios a través de nuevos convertidos. La conversión puede darse de distintas formas; las más comunes son:

 

1.   Evangelismo personal de cada cristiano hacia las personas de su alrededor.

2.   En el templo, en los servicios de la Iglesia.

3.   Por las casas en “Casas de Amistad”.

4.   Actividades evangelísticas como: reuniones masivas, cenas en casas, hoteles, etc.

 

2. Afirmar

Afirmar es velar por los nuevos convertidos para que la decisión que han tomado de seguir a Cristo se afiance y permanezcan en El. El propósito de todo cuanto se hace en la consolidación es lograr que los convertidos permanezcan en el Señor y maduren hasta llegar a ser discípulos. La Afirmación consta de cinco pasos:

1.   La bienvenida: Es en el momento en que alguien recibe a Cristo. Esta se hacen en siete pasos. (ver Manual de Consolidación).

2.   La reunión de consolidación: El equipo de consolidación debe interceder, supervisar, clasificar y distribuir fichas de consolidación.

3.   La fono visita y la visita: en este paso se vela por las necesidades del recién convertido, se le muestra un interés personal, y se le habla de la bendición de ir a una Casa de Amistad.

4.   La asignación de la persona a una Casa de Amistad.

5.   El EXODO (Al Encuentro con Dios).

 

 

El EXODO.

Al Encuentro con Dios es una experiencia en la que cada persona experimenta de una forma real y genuina el poder sanador y liberador del Señor, siendo ministrado en cada área de su vida, para luego ser lleno del Espíritu Santo. El objetivo del encuentro es ministrar sanidad interior a cada persona, es decir, liberar a aquellos que han estado atados por amarguras, rencores u opresiones del diablo para que puedan servir de todo corazón en la Iglesia y en su ámbito personal.

 

En tiempos de Jesús la gente le seguía y mostraba un anhelo ardiente de servir a Dios, y lo hacían con un corazón genuino porque estaban agradecidos por los milagros que habían recibido en sus vidas y las personas no sentían ninguna presión.

 

¿Qué debemos hacer para que las personas sirvan a Dios con libertad y sin ninguna presión? Debemos hacer lo mismo que hizo Jesús; ministrar sanidad y liberación y las personas serán libres, como consecuencia espontánea tendrán un deseo genuino y comprometido por servir al Señor, en su casa, trabajo e Iglesia.

Vemos el ejemplo de la suegra de Pedro, quien fue sana e inmediatamente se levantó y comenzó a servirles. Así mismo le sucedió al endemoniado Gadareno, al ser libre pidió a Jesús que si podía seguirlo (Marcos 1:29-31, Marcos 5:1-20). De igual modo, si las ovejas son libertadas de pecados que los han mantenido atados por la culpa de sus errores y por las heridas provocadas por otros, éstas, al verse bendecidas y libres por Dios, desearán dar de lo que recibieron, y la consecuencia será que querrán servir a Dios con compromiso y pasión.

 

De  allí  que  el  encuentro  tiene  como  objetivo  libertar  y  sanar  a  las  personas  para  que  como consecuencia natural se entreguen a Dios y después le sirvan.

 

3. Discipular

 

Es cuando alguien está listo para ser formado como discípulo. Es el tiempo durante el cual la persona es preparada para ser un obrero de Cristo. Requiere un alto nivel de compromiso y dedicación. Cuando nos convertimos al Señor somos como bebes recién nacidos y debemos crecer en El y madurar hasta formar el carácter de Cristo. El objetivo del discipulado es convertir a una persona de mente demandante a mente oferente. Esto se hace a través de nuestra Casa de Estudios C.C.A.M. (Centro de Capacitación y Adiestramiento para la Misión). Donde primero el discípulo iniciara su proceso en nuestra Academia de Obreros, después continuara siendo capacitado a través de Seminarios, Cursos, Talleres que nuestro Centro dará para mantener a los discípulos no solo actualizados sino también retándolos continuamente a crecer en su Madurez, Fe, Santidad y Compromiso en el establecimiento del Reino de Dios.

 

Aunque hablamos de etapas para un Discípulo nunca dejaremos de ser Discípulos de Jesucristo.

 

Academia de Obreros

 

La Academia de Obreros es lugar donde se prepara a los futuros líderes de las Casas de Amistad, es donde se les enseña la doctrina básica y los principios bíblicos de Liderazgo. La primera fase consta de cuatros módulos en los cuales se imparte más de sesenta horas de capacitación y entrenamiento al estudiante, en 1 o 2 clases semanales, con una duración aproximada de 3 horas por sesión.

 

Los temas de los cursos que se imparten en la Academia de Obreros son los siguientes:

 

1.   Principios básicos del Creyente.

2.   Principios de La Visión.

3.   Principios de Liderazgo.

4.   Principios para el éxito.

 

Además se tienen seminarios paralelos a esta Academia con diferentes temas dirigidos a los matrimonios, hijos, finanzas, entre otros.

 

4. Enviar para abrir una nueva Casa de Amistad

 

Cuando alguien está listo para ser líder entonces se le enviará junto con otra persona como pareja a abrir un nueva Casa de Amistad, no olvide que los Casas de Amistad son evangelίsticos. Para ello deberá asistir a un retiro de Lanzamiento, en el que se le ministrarán temas de liderazgo y se le darán instrucciones específicas de cómo iniciar su Casa de Amistad. ¡Al llegar a este punto el líder ya está listo para ser un pescador de hombres!

 

El Lanzamiento

 

El lanzamiento es un retiro que tiene por objetivo ministrar a aquellos que serán enviados como lideres de las Casas de Amistad. En este retiro se les delegará el  poder y la autoridad para ministrar a otros en el poder del Espíritu Santo, de la misma manera como lo hizo Jesús con los suyos, que les dio autoridad para sanar, echar fuera demonios, hacer milagros y prodigios.

© 2016 by CASADEORACION.